Atención al cliente +(504) 2238-3023
Recibe ofertas exclusivas en tu email, Suscríbete aquí .

El Arte de Tomar y No Engordar

El Arte de Tomar y No Engordar
May 10, 2016 Supermercado Mas x Menos

¿Olimpia o Motagua? ¿Baleadas o pupusas? La vida está llena de tantas decisiones difíciles, y para muchos “tomar cerveza o adelgazar” es una de ellas.

Pero esta no es una decisión que necesariamente tienes que tomar, tomar una cerveza no tiene que equivaler a una “panza de bolo”. Claro, tomar alcohol no hace las cosas más fáciles, pero esto no es específicamente por el alcohol. Si sigues estos tres consejos de abajo, darás un paso grande para evitar que engordes al tomar y poder disfrutar de esa cerveza sin sentirte culpable.

Cuando tomes, consume proteína, no grasa

Para explicar este consejo, es necesario entender un poco sobre los macronutrientes. Todos los alimentos que consumimos se componen de uno o más de los siguientes macronutrientes: proteínas, grasas e carbohidratos. Estos macronutrientes tienen propiedades específicas, tales como el número de calorías que contienen, su impacto en tus niveles de hambre y saciedad, y así sucesivamente, y la única otra sustancia que proporciona calorías es el alcohol.

De estos cuatro, la grasa es probablemente la más incomprendida. Hay una idea errónea de que la grasa dietética (grasa que se consume) hace que aumentes tu grasa corporal, pero eso no es necesariamente el caso. Si estas gastando más calorías de las que consumes, la grasa dietética es utilizada fácilmente por tu cuerpo, incluso consumes una dieta alta en grasas. Sin embargo, el consumo de alcohol confunde este proceso un poco.

El alcohol es tóxico y no puede ser almacenada por el cuerpo. Debido a esto, por suerte los humanos contamos con la capacidad de priorizar el alcohol como fuente de energía sobre todos los otros macronutrientes. Esto significa que tus bailes alocados y las malas decisiones que le siguen están, literalmente, alimentadas por el alcohol. Pero esto también significa que la capacidad del cuerpo para utilizar las grasas como combustible (también conocido como la oxidación de grasas) toma un asiento trasero. Como consecuencia de ello, la grasa que has consumido anteriormente se almacena fácilmente como tejido adiposo (o grasa).

Para contrarrestar esto, opta por alimentos bajos en grasa en los días que sabes que vas a beber. Además, consumir una alta cantidad de proteína. Aunque tu cuerpo no será capaz de utilizar toda la grasa que comes ese día, la proteína te mantendrá lleno durante más tiempo, lo cual hace menos probable que desperdicies tu trabajo de la semana en una hamburguesa con papas fritas… lo que nos lleva a nuestro siguiente consejo.

Evita comidas altas en calorías cuando tomes

Cuando se trata de aumentar de peso, el alcohol tiene una peor reputación de la que merece. La razón por la que pareciera que el alcohol hace que la gente engorde es el fenómeno de “correlación no implica causalidad”. Es una trampa fácil en caer, y mucha gente simplemente culpa el alcohol por cualquier aumento de peso. Pero es probable que estén olvidando todas esas comidas grasosas que acompañaron el alcohol. Y esos son los verdaderos culpables.

Siendo realistas, incluso los más comprometidos (y probablemente lo harán) cometen estos errores. Es probable que sea con amigos cuando cometas estos errores y caigas en la tentación de una comida nocturna. Así de fácil es que puedas hacer que tu meta de unos “cuadritos” se vaya a la basura por un tiempo.

Manejar este escenario común es sencillo con el uso de dos consejos prácticos. En primer lugar, dirige tu grupo de amigos hacia un lugar con opciones variadas. Esto es una gran opción, porque mientras que otros pueden disfrutar de comidas grasosas, siempre habrá una opción más saludable – pechuga de pollo y pescado, por ejemplo, son una opción legítima.

El segundo consejo es, aun cuando estés sobrio, escríbete una nota diciendo exactamente lo que vas a hacer al final de la noche: “Vamos a ir a Denny’s y pedir la pechuga de pollo a la parrilla con ensalada en vez de puré de papas.” Sí, esto puede parecer tonto, pero funciona; la lectura de este mensaje te recordará de tus objetivos generales cuando estés más propenso a tomar malas decisiones.

Escoger bebidas con una mayor proporción de alcohol a calorías

Es fácil ver como ciertas bebidas te harán consumir una cantidad absurda de calorías. Por ejemplo, tomando 10 whiskeys vas a haber consumido menos de 1,000 calorías, mientras que el equivalente en piña coladas te harán consumir el triple por la cantidad de azúcar y leche de coco que contienen.

¿Cuáles son las bebidas con mayor proporción de alcohol a calorías? Lo mejor es elegir entre los siguientes: licor fuerte, vino tinto o blanco (el más seco es el mejor), Champagne, o una cerveza light.

Pero si realmente quieres ese daiquiri de fresa, ordénalo en el inicio de la noche, cuando es más probable que lo disfrutes y luego pásate a bebidas que son más aptos a tus metas.

Seguir estos consejos puede ser difícil al principio. Probablemente vas a cometer errores, pero vas a mejorar con la práctica. No te concentres en ser perfecto, es mejor tratar de ir adaptándose y mejorar un poco más cada vez.